Apatía política y campañas mediocres rumbo al 7 de junio


Nos encontramos a dos días de las elecciones donde definiremos quiénes serán los próximos gobernadores de diversos estados del país, así como diputados locales y federales.

Estas elecciones llegan, lamentablemente, en un momento en que los ciudadanos estamos hartos de los partidos políticos y de las figuras mismas que lo representan, nuestros gobernantes.

Y, ¿cómo no estar hartos si seguimos escuchando siempre los mismos discursos de cambio y crecimiento mientras nos gobiernan, y de promesas falsas mientras buscan nuestro voto?

¿Cómo no estar hartos cuando el hijo de nuestro último gobernador en Michoacán está vinculado con el crimen organizado, quien era nuestro secretario de gobierno se encuentra en la cárcel por el mismo tema, y una infinidad de gobernantes han sido expuestos abiertamente como corruptos y ladrones?

¿Cómo esperan que tengamos confianza en ellos mientras avientan papelitos de colores y nos ofrecen papas y refresco mientras nos dicen que fomentarán el desarrollo económico y lucharán contra la corrupción?

Los mismos políticos se han ganado nuestro repudio a pulso, y estas elecciones son quizá en las que mayor apatía política se siente en nuestra sociedad.

Ahora bien, durante esta época electoral, los partidos tampoco han hecho mucho de su parte durante sus campañas.

Están viendo que la gente ya no quiere a nadie y no hacen campañas de calidad, no se esfuerzan por informar realmente a los votantes qué es lo que harán y cómo.

Los candidatos están más preocupados por criticar a los de los otros partidos y por crear canciones pegajosas para la gente que por realmente proponer y trabajar.

Porque eso si, en campaña todos son muy alegres y sonrientes, van a las comunidades y abrazan a la señora de la tienda de la esquina y estrechan la mano del albañil de la obra, pero cuando son elegidos no les vuelven a ver ni la sombra y se les olvida a quién se deben, quién los eligió y gracias a quién se están llevando miles de pesos a la bolsa.

Volviendo al punto de la crítica a otros partidos, es increíble que en sus campañas los partidos busquen más desacreditar a los otros que en decir qué harán ellos, incluso en los debates, recurso que se desperdició debido a lo anterior.

- "Ellos no pudieron hacer nada en 12 años de gobierno, ¡no van a hacer nada!"
- "Sí hicimos, en serio, somos buena gente, ellos son los que nos robaron y nos dejaron como estamos"
- "Ninguno de los otros dos ha logrado nada, denme chance a mí y verán que yo sí voy a robar.. perdón, ¡trabajar!"

Ahora, no sé qué le picó a los candidatos en estas elecciones que se volvió una moda el hecho de adaptar canciones reales con propósitos de campaña. Pésima idea y canciones aún peores que me causan ganas de vomitar.

Escuchar adaptaciones de "El taxi" de Pitbull u otras de Enrique Iglesias, Pharrell Williams, Calle 13, tribaleras e incluso de Queen es realmente lamentable, y si Freddie Mercury escuchara lo que hicieron con su canción "We will rock you" se volvería a morir.

En verdad, los partidos políticos no hicieron nada para quitarnos la apatía política y ya se les acabó el tiempo de hacerlo, las elecciones ya son en este domingo, y lo que debieron hacer durante meses no lo quisieron hacer aun teniendo el tiempo, simplemente no les interesa, únicamente quieren hacer circo, maroma y teatro para llamar nuestra atención y que la boleta electoral esté tachada con su nombre.

Al respecto de las campañas electorales, quiero hacer una crítica específica a un candidato en lo particular, que es esencialmente el que más repudio me causa en estas elecciones, y que me guiará al punto siguiente.

Se trata de Cinismo Nuñez, quien va para Diputado local en el Distrito 11. Perdón, me equivoqué, Ernesto Nuñez.

¿Por qué?, ¿ya se les olvidó?



En julio del año pasado, se expuso al ahora candidato por PRI-PVEM a nivel nacional mientras ejercía sus funciones como Diputado federal,  donde, en una grabación telefónica, éste explicaba cómo robar dinero del presupuesto.

Para explicar un poquito más, destinó una cantidad del presupuesto federal a un evento a desarrollar en Zitácuaro, pero el presupuesto fue por más dinero del que se requería para el evento en cuestión, por lo que en su mayoría sería destinado a Nuñez y al edil de Zitácuaro, hablando de millones de pesos, claro.

Y todavía, el cínico explica cómo hacerle, tanto inflando costos de las cosas, cotizando más caro, etc.

Esa persona ahora está cerca de ser Diputado de nuevo, solo que ahora local, y lo peor es que no va mal en las encuestas. No puedo creer que pueda ser tan descarado, pero lo peor es que la gente lo siga a pesar de ello.

¿El pueblo ya olvidó estos hechos?, o, ¿le da igual y prefiere las tortas de milanesa con adobera que les da?

Y esto me guía al siguiente punto.

El mexicano no es ciudadano mexicano. No tiene intención alguna de participación política, de información, de interesarse, prefiere ver la novela de "Muchacha italiana viene a casarse" a las 9:30pm donde a Matilde Francisca Giovanna De la Soledad Mercader le va heredar una fortuna su tía Leonora Manriquez Bustamante, quien al final sabremos que siempre no estaba muerta. Seguro ni enterados están de que existen un Canal Judicial y un Canal del Congreso.

Es una triste verdad, los mexicanos nos quejamos mucho todo el tiempo de nuestros gobernantes, sobre todo en campaña, pero no nos interesamos en exigir, hacer solicitudes de información, cuestionar, proponer, participar, vincularnos.

Así, ¿cómo quieren que se logre un cambio?, está en cada uno de nosotros exigir a nuestros gobernantes, que están ahí gracias a nosotros y viven de nosotros y para nosotros. Si a nosotros nos da igual, a ellos más, y si ni siquiera les hacemos caso, más a gusto van a poder hacer lo que se les antoje.

Los mexicanos debemos ser más ciudadanos, y apasionarnos igual participando en política que gritando un gol del Chicharito con el Real Madrid. Debemos ser más conscientes y estar presentes en la política.

Hay quien podría decir, entonces: "Pues, ¡anulemos el voto!, demostremos nuestra inconformidad, que vean que anulamos nuestro voto, que les duela en el alma, yo no voy a darle mi voto a nadie".

No creo que sientan muy feo los partidos políticos al ver la cantidad de votos nulos que se emitieron, al contrario, solamente les harás un beneficio. Lamento informarles que ni eso nos queda: el voto nulo, que contrario a la lógica de cualquier persona, que creería que los perjudica, solamente ayuda a los partidos grandes.

Primero, hay que recordar quiénes son los que ponen las reglas. Exacto, los mismos partidos.

Resulta que, de acuerdo a la legislación electoral nacional, al momento de contabilizar el porcentaje de votos que tuvieron los partidos en las elecciones para la repartición de presupuesto, tiempo en medios de comunicación y cantidad de puestos plurinominales para cada uno, se eliminan los votos nulos, votos por candidaturas independientes y votos por partidos que no alcanzaron el registro, logrando así conseguir un nuevo 100% que aumenta su porcentaje. 

Este nuevo 100% del que hablamos, existe debido a nuestro ordenamiento electoral, ya que se le conoce como "votación nacional", en la que solamente cuentan los votos emitidos por partidos. Si los partidos no son nada tontos, ¿o sí?

Dicho de otra forma, tu voto nulo no sirve para nada en nuestro país, se va a la basura directamente. Y es lo mismo si te abstienes de votar.

Solamente lograrás que los partidos grandes logren tener mayor porcentaje de votos, lo que representa que tengan mayor tiempo en medios de comunicación, más puestos plurinominales y reciban más dinero.

Visto que esto no es una opción, ¿qué nos queda?

No nos queda de otra que informarnos, conocer a los partidos y a los candidatos a fondo, saber su CV, qué empleos ha tenido, etc. y así emitir un voto con mayor conocimiento y razonamiento.

Si, esas reglas no están bien y se deben cambiar en un futuro, pero ese es otro tema, además de que ya no alcanzamos a que los cambios en la legislación se hagan antes de estas elecciones.

El punto aquí, es que si de todos modos el presupuesto se va a ir a los partidos, lo queramos o no, nosotros digamos a cuál, al que menos malo nos parezca, al que parezca menos corrupto, o podamos emitir un voto de castigo, dándole nuestro voto a otro partido que no sea el que menos quisiéramos ver gobernando. Como diría el Mtro. Duque Roquero, "Un partido político le tiene miedo a los votos emitidos por otros partidos, no al voto nulo".

Tenemos que ser un Michoacán más ciudadano, un México más ciudadano.




Link sobre "La realidad del voto nulo" aquí
Link de noticia sobre caso de Ernesto Nuñez aquí
Link de "Ciudadano transparente" aquí
Link de "Voto informado" aquí
Link de "Candidatos y candidatas" aquí
Link de la infame canción del candidato Manuel Pozo para Presidente Municipal de Querétaro al ritmo de "We will rock you" aquí

Comentarios

Entradas populares de este blog

Santa Clara del Narcollavero, Parte 1.

Puebla de los Narcollaveros, parte 2

Las 10 películas "random" que recomiendo..